Portada » Posts » Paro Nacional 28 de abril ¿Porqué?

Paro Nacional 28 de abril ¿Porqué?

  • por
Marcelo Agredo primer asesinado por la policía en las protestas de Colombia

El 28 de abril de 2021, el pueblo Colombiano salió a la calle a protestar pacíficamente por la situación que llevaba sucediendo en el país durante mucho tiempo.

¿Qué ha pasado anteriormente?

Si empezásemos desde el principio, necesitaríamos un libro entero para contarlo todo, así que, vamos a lo básico. Aunque desde muchos medios de comunicación (tanto internacionales como nacionales), se ha dicho que el Paro Nacional se debe a una reforma fiscal, esto ha sido sólo la gota que ha colmado el vaso, ya que, Colombia lleva acumulado a sus espaldas un pasado de violencia endémica constante.

Desde 2016, que se firmaron los acuerdos de paz, la violencia no ha cesado, o al menos no lo suficiente (algo que llevamos recalcando en esta página desde que comenzamos).

El último informe de Naciones Unidas, de 2021, reconoce 76 masacres en 2020 en el país, lo que supone la cifra más alta desde 2014. A esta cifra debemos añadir el hecho de que se han restringido las movilizaciones en todo el mundo debido al COVID, ante lo que Colombia no ha sido una excepción, y el alcance que tienen las comisiones de Naciones Unidas; lo que nos deja la duda de cuánto debemos sumar a esas 73 masacres, ya que es muy difícil disponer de toda la información.

Desde que llegó Duque al gobierno, la violencia en Colombia ha alcanzado los niveles del conflicto armado. Si ya teníamos claro que no se estaban implementando los acuerdos de paz, ahora se puede demostrar empíricamente en número de asesinatos (desgraciadamente).

Iván Duque, actual presidente de Colombia, en una rueda de prensa

En el marco del Paro Nacional

Volviendo al tema que nos ocupa, el 15 de abril de 2021 al Gobierno Colombiano se le ocurrió la gran idea de realizar una reforma fiscal cuyo resultado directo suponía un empobrecimiento de la población que ya es pobre, y un enriquecimiento de la población que ya es rica. En un país donde el COVID ha afectado en exceso debido a la precariedad ya existente, en el que no se ha invertido en sanidad, en seguridad, ni en Derechos Humanos, en el que se ha dejado morir a la gente a su suerte, se sumó de repente una desconsideración abrumadora sobre la clase trabajadora (mayoría por excelencia en Colombia, bueno, y en todos los países).

Las protestas comenzaron de modo pacífico en diferentes ciudades. El mismo 28 de abril de 2021, Marcelo Agredo Inchima, de 17 años, es asesinado mediante un disparo en la cabeza por parte de un agente uniformado, en Cali. Ciudad que a partir de ese momento se convierte en uno de los centros neurálgicos de la represión policial.

Marcelo Agredo primer asesinado por la Policía en las protestas de Colombia

¿Cómo se suceden los actos?

A partir de ese primer asesinato, comienzan a realizarse acciones de represión por parte de las fuerzas armadas del Estado (corte de internet, apagones, detenciones, disparos, etc.), que, gracias a internet nos han llegado hasta España. No sólo son los asesinatos (algo bastante grave de por sí), también las estrategias dictatoriales que se están utilizando. Hay grabaciones de personas que son detenidas por el ESMAD o por policías, de las que no se ha vuelto a saber nada, testimonios de que agentes de policía entran en casas sin permiso y se llevan a personas aleatoriamente, violaciones y abusos sexuales, etc. Todas ellas estrategias dignas de una dictadura del siglo XIX (algo de lo que ya sabemos bastante desde España).

Abusos policiales en Colombia

Estos actos no deben quedar impunes, por eso desde esta página queremos mantener la información actualizada, y servir de guía para toda aquella persona que quiera ayudar. Hay muchos colectivos de colombianos y colombianas en el exterior que están solicitando acciones internacionales, y no es en vano, pues el proceso de paz de Colombia está financiado por las Naciones Unidas, y esta institución se sitúa como la gran defensora de Derechos Humanos a nivel mundial, se deben tomar cartas en el asunto, y debemos hacer presión para que se tomen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *