Enero ha traído consigo terribles cifras de asesinatos de líderes sociales, siendo proclamado como el mes más letal para esta tragedia, habiendo sido registradas ya 28 muertes. Y febrero aparenta seguirle los pasos al mes anterior.

El Espectador

La última víctima de la que se tiene conocimiento es Libardo Arciniegas, líder social del departamento de Boyacá. Libardo era tesorero comunitario de la Junta de Acción Comunal de la vereda Pachacual Centro. A sus 52 años, fue asaltado en la calle por unos motoristas que le propinaron cuatro disparos que produjeron su muerte, modus operandi al que se está recurriendo de forma cada vez más frecuente. No se conocían amenazas previas. 

 

Ramiro Barragán, gobernador del departamento de Boyacá, ha mostrado sus condolencias a través de su cuenta de Twitter, instando a que se mantenga la paz en la región. 

 

Con este suceso se traslada el nerviosismo de la población civil a una zona en la que se contabilizaban escasos acontecimientos violentos contra líderes sociales. Desde Indepaz solo se recoge un crimen mortal en el año 2018 y otro en 2019, igualmente trágicos pero no comparables en volumen a las que sufren otros departamentos, como Cauca o Antioquia. 

 

Desde la Misión de Observación Electoral (MOE) se proclama la necesidad de realizar reuniones para tomar en consideración el papel que desempeñan las organizaciones sociales, además de “prestar las condiciones necesarias para la seguridad de los líderes sociales, políticos y comunales”. Esta organización alarma de la tendencia creciente en la cantidad de asesinatos que se viene dando en la comparativa con años anteriores. El Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), también ha alertado del elevado número de muertes que se han registrado en el pasado 2019. 

Category
Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *