Otro mes trágico que se suma a un conflicto que se sucede ya desde hace años. La firma de los Acuerdos de Paz no ha alcanzado el objetivo esperado, y se ha desatado una nueva guerra en la que el número de líderes sociales asesinados ya supera los 800. 

Canal RCN

En menos de un mes se han producido dos asesinatos de líderes sociales en el sur Córdoba. Luis Darío Rodríguez Narváez, de la Asociación Unión de Familias Desplazadas y Vulnerables de Tierralta, miembro de la Red de Derechos Humanos del Sur de Córdoba. Luis regresaba a su casa tras una jornada de pesca cuando fue tiroteado por unos desconocidos que se movían en motocicleta. Este modus operandi es muy frecuente, ya que facilita la huida y dificulta que se identifique a los criminales. El diario Semana los apoda “la caravana de la muerte”. 

 

Luis Rodríguez temía por su vida antes de que se sucediese el asesinato, habiendo reportado amenazas de muerte. El suceso ha despertado la tensión entre otros pescadores y agricultores de la región que, al igual que Luis, se erigían como líderes sociales en la reivindicación por la posesión de tierras. En Tierralta operan disidentes de las FARC, el Clan del Golfo y los Caparros. 

 

La Razón

Este temor es más que sustentado si se tiene en cuenta que Rodríguez Narváez no ha sido la única víctima mortal en la región. Jorge Luis Betancourt Ortega, de 42 años, era líder social y dirigente deportivo recibió tres disparos el 13 de enero mientras se encontraba en el corregimiento San Francisco del Rato, en Montelíbano. Este crimen se ha atribuido al Clan del Golfo, aunque él no había reportado amenazas. 

 

La población del sur de Córdoba reclama una mayor implicación desde el gobierno para acabar con esta situación desesperada en la región, donde se han producido más de 40 asesinatos desde la firma del Acuerdo de Paz. 

Category
Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *