Archivo: MIAMIMUNDO

Según la ONU al menos 107 defensores de los Derechos Humanos fueron asesinados en Colombia el año pasado y en tan solo los primero 15 días de 2020 conocen el homicidio de diez más, por lo que ha decidido dar un toque de atención al Gobierno colombiano para que pueda investigar los casos y llevar a juicio a los responsables incluyendo a aquellos que han incitado, instigado y apoyado a cualquier tipo de violación de Derechos Humanos.

Con la cifra tan alta de homicidios con la que Colombia ha empezado el 2020, las alarmas se han disparado, aunque realmente nos ha entrado el pánico porque la primera quincena del año ha sufrido más de un asesinato por día y no hemos llegado a ver que lo realmente preocupante de todos estos datos es el aumento en las cifras de homicidios presentados desde 2018 según Naciones Unidas.

La ONU, decidió pronunciarse afirmando que están:

“Profundamente preocupados por el significativo número de defensores y defensoras que han sido asesinados en el 2019”

Marta Hurtado, representante de la ONU señaló que esta alta tendencia no parecía descender de cara al 2020 y asegura que durante los primeros 13 días del presente año, al menos 10 líderes sociales han sido asesinados, aunque Indepaz afirma que en total los homicidios alcanzan la cifra de 17 muertes confirmadas.

La portavoz de la ONU también nos indicó que una alta parte de los homicidios se han presentado en zonas rurales, afirmando que prácticamente todos los municipios que viven en su mayor parte mediante economía ilícita, donde operan grupos criminales o armados, muestran esta alta cifra de asesinatos. Los departamentos con más signos de violencia, afirma, son los de Antioquia, Arauca, Cauca y Caquetá. 

 

Lamentablemente, dan a conocer que todas estas agresiones van dirigidas en su mayor parte a aquellos defensores de los derechos de comunidades indígenas y afrocolombianas, y que haciendo una comparativa ante el año 2018, los ataques contra mujeres líderes se incrementaron casi en un 50%. Anunciando:

“Las cifras reflejan la gravedad del problema, pero ocultan las causas estructurales que sostienen la violencia contra los defensores de los derechos humanos” 

Además, mantiene que el aumento de esta situación va de la mano de las llegadas de grupos armados y criminales claramente vinculados a economías ilícitas  en aquellas áreas que fueron desalojadas por la antigua guerrilla de las Farc.

 

“Los continuos desafíos en la implementación del Acuerdo de Paz, especialmente el desmantelamiento de grupos con vínculos paramilitares, la situación de seguridad en las comunidades afectadas por el conflicto, la restitución de tierras y la reforma rural, los programas de sustitución de cultivos ilícitos y el cumplimiento de los derechos de las víctimas también han jugado un rol” 

Aunque la ONU declara no dudar ante la intención del gobierno colombiano para terminar con esta situación, asegura que “aún queda mucho por hacer”. Por eso insistió al presidente Duque en reforzar sus esfuerzos para lograr prevenir este tipo de ataques, investigar todos los violentos acontecimientos que se han producido y enjuiciar a los responsables.

 

Nancy Patricia Gutiérrez declaró que la protección de los líderes sociales es una acción que debe realizarse conjuntamente, por lo que se debe iniciar de nuevo todo un trabajo con las autoridades, invitando a sumarse a este a organizaciones sociales.

 

Archivo: Peruorea

Lamentablemente, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a día de hoy Colombia continúa siendo el país en el que se registran más asesinatos a personas defensoras de los Derechos Humanos y a líderes sociales en el continente latinoamericano.

Category
Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *